La leyenda del monstruo de Pope Lick

Publicidad

En varios cuentos para niños y capítulos animados infantiles se dice que hay un puente en específico, en donde habita un gnomo, duende o cualquier ente oscuro, según la versión, que pide algo a cambio para dejar pasar a las personas que por allí transitan. En verdad hay un lugar muy comparable que es la morada de un ser monstruoso y aterrador. El monstruo de Pope Lick es un ser humanoide legendario y salvaje, parte cabra y con algunas características de oveja que vive debajo de un puente de caballetes en Norfolk Southern Railroad, en el área de Fisherville de Louisville, Kentucky.

se comenta que es muy alto, tiene grandes patas de cabra, piel cubierta de cabello marrón, cortos y afilados cuernos que sobresalen en su frente, un pronunciado hocico, ojos parecidas a los de un macho cabrio y largas pesuñas.

Son demasiados los orígenes que le han ido sumado con el pasar de los años. originalmente se manifestó que era un hombre grotesco y deforme que había recorrido el país con el fin de unirse a un circo ya que todos con quien tenia contacto lo rechazaban y burlaban de él, pero al ser tan horrible y repudiado de los circo ambulantes que encontró por ser considerado un engendro de Satán, se escondió de todos, tomando la parte baja de un viejo puente como hogar, asustando a los que por allí pasaban con un hacha manchada de sangre; diferentes dicen que se trata de un oscuro ente producto de un culto satánico que lo trajo a nuestro planeta al sacrificar a unos niños y una chica virgen que una vez desaparecieron de la ciudad vecina, y que usaba la hipnosis o la imitación de voz para llamar personas al viejo puente para devorarlos o esperar a que el tren los arrollara y recoger los pedazos. 

Los pobladores más viejos afirman que era una criatura deforme que fue capturada en las selvas de Canadá a finales del siglo XIX, que luego fue vendida a un circo ambulante y que al crecer juro vengarse de todos por los continuos maltratos, eso lo impulso a sabotear el sistema del tren, ocasionando un descarrilamiento que mato a demasiados, siendo esa su oportunidad de huir, escondiéndose en un pasaje debajo del viejo puente. 

Demasiados han escuchado la cronica y se han atrevido a pasar por el viejo puente como evidencias de valentía o sencillo curiosidad. Los que han escapado indican que si se pasa por debajo del puente, el monstruo se encuentra arriba y salta hacia abajo, dando a parar encima de los techos de los carros o encima de las personas, y si se pasa por arriba, la mera visión hacia la criatura es tan inquietante que los que lo ven son hipnotizados a saltar del borde del puente.

Demasiados son los han sido declarantes de su avistamiento pero no hay evidencias físicas de su existencia, por lo que cae en el renglón de mitos y leyendas.

Desde la construcción del caballete, siempre han habido un vasto número de accidentes y incluso muertes, como en el suceso del adolescente estudiante de la universidad de Spalding, Jack Charles Bahm II, de 17 años que cayo después de evadir un tren en movimientos el 18 de febrero de 1987. A pesar de que se trata de un puente viejo, no se encuentra abandonado como suelen decir los expertos paranormales, en verdad el puente leva una notable línea ferroviaria de Loiusville. Los trenes que pasan por la vías transportan mercancías varias veces al día, por lo que es fácil que alguien que se encuentre por allí quede inmovilizado entre las vías. Las autoridades exhortan a los ciudadanos a no transitar la zona en búsqueda de emociones fuertes, retos, evidencias de valentía o similar, debido al riesgo real al ser golpeado por el tren más que todo, a pesar de de varios consideran al monstruo real o como sencillo leyenda urbana. Al lado al camino y las vías hay una valla que dice “Precaución: Zona de leyenda. Jamás jugar o tirar basura en las vías del tren. Los funerales no son divertidos para ninguna persona.”

Historias y Leyendas