La dama del cementerio

Publicidad

En suceso comparable es aquél que cuenta que un hombre quedó encerrado en el cementerio al terminar el horario de visitas. Inquieto empezó a dar vueltas por el sitio en busca del sereno para que le abriera la puerta. No lo localizó pero advirtió que frente a una tumba estaba una doncella de pie (según las diferencias del relato, puede tratarse de una niña, una adolescente o una doncella adulta). El hombre se le acercó por lo tanto y le contó su situación, alegrándose de ver a alguien más por allí. La doncella le contestó que a ella le había ocurrido lo mismo y que no se preocupara, ya que conocía un lugar desde donde podrían salir.

Con la dama como guía, el sujeto la siguió entre las lápidas, incluso que ella se paró indicándole una de las paredes perimetrales del cementerio. Al comprobar que no había ninguna puerta, el hombre le preguntó cómo hacer para salir por ese lugar inaccesible. –Así le contestó la doncella mientras atravesaba el muro.

Historias y Leyendas

Compartir
Artículo anteriorAluxes
Artículo siguienteLa leyenda del monstruo de Pope Lick